Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola)

Una de las aves más amenazadas llega a Madrid por segundo año 

SEO/BirdLife ha marcado a cuatro carricerines cejudos, especie que reapareció el año pasado tras doce años de ausencia

 Madrid 13 OCT 2015 - 21:20 CEST
publicado en www.el pais.com
Ejemplar de carricerín común, ave migratoria que recala en Madrid camino de África. / HUGO SÁNCHEZ -SEO/BIRDLIFE




En el verano del año pasado el carricerín cejudo, una de las aves de pequeño tamaño (pesa unos 10 gramos) más amenazadas de Europa, recaló en Madrid tras doce años sin que se hubiera detectado su presencia. Podía ser una casualidad, pero la especie ha regresado el pasado mes de agosto al mismo lugar, al humedal situado en lareserva ornitológica de Los Albardales en el término municipal deSan Martín de la Vega. Una noticia esperanzadora para los técnicos del grupo local SEO-Montícola, que han marcado a cuatro ejemplares juveniles a finales de agosto. No portaban anillas, por lo tanto, eran diferentes a los tres detectados el año pasado.
Esta reserva del sureste madrileño es el único lugar de la Comunidad de Madrid con registros de la especie, que está catalogada como vulnerable en el mundo. Los primeros avistamientos de carricerín cejudo se produjeron en 2001 y 2002. Luego se produjo el parón hasta la temporada pasada.
El carricerín llega a España desde sus áreas de reproducción en Bielorrusia, Ucrania y Polonia camino de tierras africanas. Su pequeño tamaño no es impedimento para que recorra entre 300 y 400 kilómetros diarios y unos 6.000 en total. Siempre de forma individual y por la noche para evitar peligros.
Publicidad
Descansa en lugares como Los Albardales para reponer fuerzas, de ahí la importancia de que estos lugares se mantengan. Necesitan medios palustres pero abiertos en los que existen zonas con ligero encharcamiento, y donde crecen plantas como el carrizo o la espadaña que sirven de refugio al ave. “Es una especie muy escasa, por lo que es complicado conocer su ruta migratoria”, explica Blas Molina del área de seguimiento de aves de SEO/BirdLife. De España seguirán su camino hacia África, para invernar en las zonas húmedas del Sahel, en países como Malí, Mauritania o Senegal.
“Su captura se realiza en momentos muy concretos, coincidiendo con el máximo periodo de estancia que se extiende desde finales de agosto a principios de septiembre”, concreta Molina. Se capturan con redes para anillamiento científico. En Madrid el único punto en el que se ha capturado la especie es en San Martín de la Vega. También han aparecido ejemplares en la laguna de Gallocanta, en Aragón, uno de los humedales más importantes de España.
El retorno de la especie se ve favorecido por las condiciones de encharcamiento de la zona, que estos años ha recuperado un nivel ideal. El humedal está ubicado en la zona periurbana de San Martín de la Vega, que recibe el agua sobrante del riego de las explotaciones agrícolas que la rodean. Así se consigue unos niveles de agua ni muy bajos, ni muy altos, que configuran el entorno ideal para estas y otras aves.
SEO/BirdLife espera que la presencia de la especie en la Comunidad de Madrid no sea pasajera y se consolide. La reserva se encuentra en el Parque Regional del Sureste y está catalogada como de explotación ordenada de los recursos naturales. La sociedad ornitológica pide que el lugar se convierta en reserva integral, la mayor protección posible y están pendientes de cerrar un convenio con el Ayuntamiento de San Martín de la Vega que implicaría mejorar las condiciones actuales.

Milano real (Milvus milvus)


Según la Guía de aves de SEO : "Nuestro país cuenta con una considerable población reproductora de esta mediana rapaz, de coloración rojiza, cola ahorquillada y vuelo extraordinariamente ágil, al tiempo que acoge un importante contingente invernante de aves europeas."

En los valles de los ríos Jarama y Manzanares es un ave abundante y fácil de ver, sobre todo en los meses de invierno. Pero no nos engañemos, pues la misma Sociedad Española de Ornitología, SEO/Birdlife, nos dice: "A pesar de su aparente abundancia, la población de milano real ha experimentado un acusado descenso en los últimos años".

Durante la invernada, esta rapaz forma dormideros en bosquetes o pequeños sotos fluviales. Es esa la mejor zona para verlas en las orillas del Jarama y Manzanares.


El Milano real  (Milvus milvius) es un ave del Orden Falconiformes; familia Accipitridae. Tiene una longitud de 60-66 cms y una envergadura de entre 154-170 cms.

Sigamos la Guía de aves de SEO/Birdlife para su descripción e identificación: "En el plumaje de esta mediana rapaz dominan los tonos rojizos, profusamente rayados de oscuro en las regiones ventrales y con un característico aspecto orlado en el dorso debido a los bordes pálidos de las coberteras alares. La cabeza y el cuello, por su parte, presentan un tono gris pálido surcado por finas estrías muy oscuras. En vuelo resulta inconfundible, no solo por la extraordinaria habilidad con la que ejecuta todo tipo de maniobras y regates, sino por poseer una silueta característica, en la que destacan una cola profundamente ahorquillada, de color rojizo anaranjado, y unas largas alas acodadas y provistas de una mancha blanca muy visible. Cuando está posado, también resulta fácil diferenciarlo de otras rapaces de tamaño similar, además de por la forma de la cola, por poseer una figura bastante estilizada. Los jóvenes son similares a los adultos, aunque con una coloración general más clara y uniforme, sin el característico tono grisáceo de la cabeza y con la cola más corta y menos ahorquillada."

Durante el invierno, a la población reproductora  con que cuenta nuestro país se une un importantísimo contingente de individuos procedentes del resto de los países europeos , lo que convierte a España en el principal destino invernal para la especie. Los primeros ejemplares comienzan a llegar en septiembre, aunque la máxima afluencia se registra entre los meses de octubre y noviembre, con un máximo poblacional en enero. 

Según SEO, la población europea se estima en torno a las 19.000-24.000 parejas y la española en 1.900-2.700 parejas, con una reducción de un 43% respecto de los datos de hace treinta años. Si hablamos de los invernantes la estimación actual es de unos 30.000 ejemplares, cifra bastante alejada de los 59.000 individuos que se censaron en el año 1994.




En el Parque regional del sureste madrileño es un ave que sólo podemos observar en invierno. Son muy pocos los ejemplares que nos visitan, aunque si localizas los dormideros habituales podrás disfrutar de su vuelo sobre los valles de los ríos Jarama y Manzanares. Por lo datos que leo, se estima la población en el Parque entre  2-6 parejas. Personalmente y basado en mis observaciones y sin un estudio científico adecuado, creo que la mayor parte de los años el número de ejemplares es superior. En España es una ave considerada en peligro de extinción y en la Comunidad de Madrid como vulnerable.

Las fotos incorporadas a esta entrada, tomadas por el autor del blog, fueron hechas fuera del territorio del Parque, a orillas del Pisuerga en la Montaña palentina.



sábado, 24 de octubre de 2015

Paseo por la laguna del Campillo


Hoy he dado un rápido paseo mañanero por la laguna del Campillo, cámara a cuestas, pero apenas parando. Los colores y aromas comienzan a ser otoñales, también algunas de las aves que podemos ver en la laguna.


Una garcilla bueyera y un cormorán grande.




Garcilla bueyera

Garcilla bueyera

Patos cuchara sobre la superficie de la laguna

Patos cuchara, hembras

Pato cuchara



domingo, 20 de septiembre de 2015

Por la senda de Valmores.


La senda de Valmores, en Nuevo Baztán, en donde el páramo conocido como alcarria madrileña o alcarria de Alcalá baja hacia los valles que desembocan en el valle del río Tajuña, bien merece una visita. En pleno sureste madrileño, sin embargo, no está dentro de lo que conocemos como Parque del sureste, aunque comparte espacio y similitudes paisajísticas y ambientales. El paseo no es sólo ambiental, sino una visita por el pasado industrial de la región.

Respecto a la vegetación de la zona y la ruta, destacan quejigos y encinas. Las primeras, en el valle del arroyo de la vega; las segundas, en las laderas de solana y en la paramera. En la zona hubo abundantes olmos, desaparecidos como consecuencia de la grafiosis. Hay bosques relictos de arces de Montpellier. El sotobosque está dominado por la coscoja y manchas de jaral. Los sotos de ribera y barranqueras nos permiten ver carrizos, zarzas y saúcos. Muchas flores aparecerán ante nuestros ojos: orquídeas, peonías, lavandas, etc.

Respecto a la la avifauna, podremos ver:  arrendajos, mirlos, acentores ruiseñores bastardos, autillos, águilas reales, azores, buhos reales, etc. La diversidad de paisajes nos permite disfrutar de gran diversidad de aves.

Pero también podremos encontrar mamíferos como zorro, gato montés, corzos, jabalíes, ginetas, garduñas, conejos y liebres,etc.

Por supuesto, hay que estar atento a insectos y reptiles, igualmente presentes en la zona.



Pero, comencemos ya nuestra ruta en la bella localidad de Nuevo Baztán, en concreto en la calle Transformador. Pronto, girando la cabeza, veremos a nuestra espalda, las torres del palacio de los Goyeneche.



Sigue la ruta. Ya caminamos entre encinas y tierras de labor.



Pronto llegaremos al mirador de la encina grande, desde donde veremos el valle creado por el arroyo de la vega, tributario del Tajuña. Estamos en el borde de la paramera, de la "Alcarria madrileña".



Y desde allí, caminemos hacia el fondo del valle.



Pronto, nuestra primera sorpresa en la parte de nuestra visita dedicada a la arqueología industrial: las ruiinas de la fábrica de gamuzas que funcionó entre 1715 y 1722 en la zona. Una gran construcción donde se trabajaban y curtían las pieles con las que se fabricaban distintas prendas y accesorios del uniforme militar de la época. 






Continuamos caminando por el valle , entre encinas y quejigos. Un camino a nuestra derecha nos acerca a la ruinas del batán, ya silenciado por el paso del tiempo. Su estructura, similar a la de un molino, tenía una rueda accionada por el agua procedente del barranco de Valdeñigo, y golpeaba con gran ruido los paños de lana hasta alcanzar estos la consistencia adecuada. El paisaje sonoro y el edificio, ya han desaparecido.




Siguiente encuentro en nuestro camino: los paredones de San Blas. Un imponente edificio, en mitad del bosque y la ladera. Su funcionalidad exacta aun no ha sido definida, pero podría tratarse del lugar donde unos operarios llamados "pelayres" peinaban o cardaban los paños de lana completamente extendidos, lo que explicaría sus dimensiones. Otra explicación es que se tratara de uno de los lugares destinados al tintado de los paños ya que para eso se necesitaban grandes pilas a diferentes alturas y en las ruinas observamos que sobre la fuerte pendiente se encajonan sucesivos bancales.










Continúa al camino más adelante, ya subiendo desde el valle hacia el borde del páramo. Y después de encinas y quejigos, cruzaremos zonas con pinares de repoblación.


Pronto aparecerá Nuevo Baztán y su palacio sobre los árboles.



Entremos ya a la localidad y el camino pronto se convierte en una calle de la localidad, acabando justo enfrente del palacio de los Goyeneche y la iglesia.





Y si de vuelta a casa quiere hacer un añadido diferente a su visita, les recomiendo una visita enológica: las bodegas Qubel ( Bodega y Viñedos Gosálbez Orti: C/ Real 14, Pozuelo del Rey 28813-Madrid), en Pozuelo del rey, donde disfrutar y comprar su vino de calidad y producción ecológica, amparado bajo la Denominación Vinos de Madrid.


lunes, 7 de septiembre de 2015

Incendio en el corazón del Parque del sureste el pasado 29 de julio (artículos de prensa)



NOTA DE PRENSA (AYTO.RIVAS)

Un incendio devora parte de Casa Eulogio, zona de especial protección del Parque del Sureste




Un incendio devora parte de Casa Eulogio, zona de especial protección del Parque del Sureste

(Autor: @MarisaDJR)
Ocho dotaciones de bomberos de la Comunidad de Madrid, apoyados por medios aéreos (hidroaviones y helicópteros), trabajaron con intensidad desde primera hora de la tarde de hoy miércoles, para extinguir el incendio que ha devastado una parte importante del pinar de Casa Eulogio, una zona de especial protección medioambiental que se haya en el Parque Regional del Sureste, en el término municipal de Rivas vaciamadrid. Cinco horas después de que se declarara, informaciones procedentes de los servicios de Emergencias señalan que el fuego está controlado aunque no extinguido del todo a expensas del comportamiento de un viento cambiante.

El alcalde de Rivas, Pedro del Cura, acompañado por miembros del Gobierno Local, se personó en el lugar del siniestro siguiendo de cerca las labores de extinción. El puesto de mando de esta operación se instaló en la sede de la Escuela Nacional de Protección Civil, que se haya a poca distancia. También acudieron dotaciones de la Policía Local de Rivas, del servicio de extinción de Rivamadrid (empresa pública de mantenimiento de parques) y miembros de la agrupación de Rivas de Protección Civil. Todos ellos mantuvieron una estrecha coordinación con los servicios de emergencias de Bomberos y Protección Civil de la Comunidad de Madrid.


ZONA DE ESPECIAL PROTECCIÓN
El paraje de los cortados de Casa Eulogio es una zona calificada de ‘reserva integral’ del Parque Regional del Sureste debido a la riqueza y diversidad de la flora y la fauna que allí convive. A este bello paraje muy visitado por amantes del paseo, la bici y la naturaleza se accede por la desviación a Rivas Este de la A-3.

Cientos de hectáreas han podido arder y un denso humo ha cubierto la zona y parte de la A-3, lo que ha provocado el corte momentáneo de un carril de la autovía.

MÁS ATENCIÓN AL PARQUE REGIONAL
El alcalde de Rivas ha solicitado mayores medios, por parte de la Comunidad de Madrid, para garantizar la protección de uno de los parajes naturales más diversos de la región. “El Parque Regional del Sureste no cuenta con la atención y mantenimiento que se merece por parte del Gobierno regional”, ha señalado Pedro del Cura. El Ayuntamiento de Rivas exige que se aumenten las tareas de desbroce y generación de cortafuegos que faciliten la extinción e impidan que esta lamentable situación vuelva a producirse.

En el recorrido por los cortados de Casa Eulogio se pueden contemplar pinos carrascos, muy utilizado en España para repoblar; el chopo ó álamo blanco, una especie recogida en la lista de árboles singulares del Catálogo Regional de la Comunidad de Madrid; el Fresno; el majuelo ó espino; el escaramujo ó rosa silvestre, especie frutal ; la malva y la higuera.Y la fauna está representada por dos especies casi amenazadas: la chova piquirroja y el milano negro; el halcón peregrino, la grajilla, la garceta común, el andarrios chico y el escarabajo avispa.

La revista municipal RIVAS AL DÍA ha recogido la noticia de esta manera:


En la revista local TRAZOS la noticia se recogió de este modo:



Por último, hemos visto igualmente la noticia recogida en la revista local ripense ZARABANDA:





martes, 19 de mayo de 2015

Collalba negra (Oenanthe leucura)


La Collalba negra (Oenanthe leucura)  es una de las aves presentes en el Parque regional del sureste madrileño. Su distribución se ciñe a la Península Ibérica y el noroeste de África.

Lo primero, he de agradecer a David Casado que me permita usar sus estupendas fotos para esta entrada.

Tomó las fotos con el ave posada en la alambrada de la laguna de El Campillo. José María Herranz Fernández nos aclaró que en los cortados del Campillo se ven durante todo el año.


Es una ave del Orden Passeriformes; familia Turdidae.

Relativamente grande, de aspecto inconfundible por su coloración. Mide unos 18 cms y tiene una envergadura de 26-29 cms.

La Guía de aves de SEO Birdlife la identifica de este modo: "Se trata de un ave muy oscura, con plumaje negro lustroso en los machos (dibujo 1) y marrón oscuro en las hembras (dibujo 2). Sobre este fondo destacan el obispillo y la base de la cola, blancos, que contrastan con una T invertida de color negro en el extremo de la cola, muy visible y característica en vuelo. Gusta de posarse en lugares prominentes. Su vuelo es directo, con ágil batido de alas."


La Guía del Parque del sureste del grupo Naumanni nos dice que habita en cantiles rocosos exclusivamente, donde instala su nido en una pequeña oquedad. Allí el macho aporta piedras de pequeño tamaño con los que obsequia a la hembra. Pone 4-6 huevos de color azul pálido.

Se alimenta de insectos y frutos.

Naumanni de nuevo, nos dice que "en los últimos años ha experimenado un descenso preocupante de la población, apenas diez parejas en todo el Parque regional permanecen todo el año".