Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 22 de junio de 2013

Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea)

 




La lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) es un ave del orden Passeriformes y de la familia Motacillidae.









Hay que tener cuidado para no confundirla con la lavandera boyera de la que la diferencia una cola notablemente más larga, el manto enteramente gris y alas más oscuras, de un contrastado negro pardusco.
 
 

Asociada a los cursos de agua en época de cría, cuando pone 4-6 huevos, , en invierno también en lagos y costas. En el Parque regional del sureste madrileño, podemos por tanto verle habitando en humedales, riberas, eriales y barbechos .  Mide unos 19 y pesa 15-23 gramos.
 
 
 
En el Parque del sureste, como nos recuerda Naumanni, se concentran grandes grupos de invernantes. Sus movimientos son elegantes, vivos. rápidos. Mueve la cola y la popa arriba y abajo de forma casi continua. Se alimenta de insectos que captura entre las rocas y en ríos y riachuelos.
 
 
Naumanni, nos dice en su guía del Parque del sureste que la población en España es de unas 5.000 parejas, pero no da una cifra concreta para la población en el seno del Parque.
 
 
 
 

2 comentarios:

  1. Vaya, José Manuel, habrá que convertir a la lavandera en protagonista de algún cuento.
    No te imaginas a qué poeta he leído hoy. En fin, las estanterías siempre son ese parque natural de papel que también está lleno de vida.
    Un fuerte abrazo de sábado. Descansa mucho y a ver si Daniel tiene suerte en sus notas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias siempre por tus comentarios, José Luis. No hace falta ya que imagine tu lectura, acabamos de comentar en otras páginas los versos de Julio Mariscal.

    Un cuento sobre este nuestro Parque del sureste, sus aves, humedales, ríos...¿Algo mejor podemos esperar?

    Recuerda que uno de nuestros mejores novelistas ya escribió, en esos benditos (desde lo literario) años 50, del primero de nuestros ríos, el Jarama. Sabes que me refiero a Sánchez Ferlosio. Nos habla en la novela de un domingo de verano, de una excursión en las riberas del río Jarama, en tres frentes: en la orilla del río, en la taberna de Mauricio, donde los habituales parroquianos beben, discuten y juegan a las cartas, y en el río y en la arboleda de la orilla, donde reposan, conversan, etc. Aun no había llegado la destrucción provocada por las infraestructuras, el urbanismo, las graveras, etc. a este valle. Tampoco su protección.

    Necesita nuestro Parque del sureste nuevas voces que le traigan literatura. ¿Un cuento sobre una de nuestras aves? Venga, lo estoy esperando.

    ResponderEliminar