Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 28 de enero de 2013

Focha común (Fulica atra)



En el río Jarama, cerca de la laguna del Soto, en Velilla de San Antonio, nos esperaba esta focha común (Fulica atra), fácil de observar en cualquiera de nuestros humedales.

No llega la focha común a los 40 centímetos y pesa entre 575 y 800 gramos. Su cabeza de color negro azabache,  su plumaje de color negro pizarra, así como su escudete frontal blanco, hacen que sea fácil de reconocer por cualquiera. Habita tanto en las lagunas como en los cauces de los ríos Jarama y Manzanares. Tiene preferencia por aguazales bajos y fangosos, rodeados de cañas.

Es una óptima nadadora. Construye su nido, en plataformas flotantes, entre la vegetación acuática. Su alimento lo forman invertebrados y plantas y bucea en busca de comida; se mantiene bajo el agua hasta medio minuto.

Su voz es muy característica: un "quiuc" alto y breve y un agudo y explosivo "squic".

Grandes concentraciones invernales, con individuos que proceden del norte europeo.

2 comentarios:

  1. Querido José Manuel, es un placer ir descubriendo el entorno de humedales de Rivas con la vista experta de quien no sólo describe sino que también transmite el afecto por una naturaleza cada vez más amenazada.
    Fochas y gaviotas son invisibles para muchos ripenses... Es bueno que visiten este parque literario que tanta amenidad nos deja en los sentidos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José Luis. Con este blog pretendo abrir los ojos y ayudar a otros a que abran sus ojos y entre todos veamos el Parque del sureste, sus valores ambientales, sus posibilidades como reserva de biodiversidad pero también como opción de vida y trabajo posibles. Es un espacio amenazado, degradado y tú lo dices bién: invisible para sus propios vecinos. Y sin embargo, sus humedales, valles y cortados o sus aves, destacan como riqueza natural de gran valor y con un petencial de desarrollo enorme.
    Como sé el aprecio que me tienes, acepto lo de experto para lo que no es sino afición, interés y ganas de aprender, pues cada día percibo cuánto desconozco de esta naturaleza del sureste madrileño.

    ResponderEliminar