Se ha producido un error en este gadget.

martes, 8 de enero de 2013

Proteger, ¿para qué? El Manzanares como ejemplo.


Sin duda es una buena pregunta cuando uno ve imágenes como estas, tomadas en la desembocadura del río Manzanares en el río Jarama, antes de que este último alcance la Presa del rey. Estamos pues, en el corazón del Parque del sureste. Lo que vemos, nada tiene que ver con los valores ambientales que llevaron a promulgar en 1994 la ley que declaró esta zona como parque regional. Lo que vemos es únicamente basura. Lo que olemos es basura y podredumbre. Lo que intuimos respecto a la calidad de sus aguas es aún peor.


Se protege para conservar determinados valores ambientales de un espacio. O para protegerlo ante agresiones previstas o previsibles. Incluso para preservarlo de ciertas amenazas. También se protege para recuperar zonas degradadas. De hecho el Parque del sureste tenía y aún tiene a esta última como una de sus finalidades esenciales.


Pero hablar del río Manzanares es hablar de otra cosa: de un río convertido en una cloaca a cielo abierto. No hay más que ver estas fotos donde el río muere.; aunque más bien viene muriendo desde que atravesó la ciudad de Madrid. Sus aguas y su entorno son recuperables y mejorables, pero nada se ha hecho, nada se hace, nada parece que vaya a hacerse. Hace falta voluntad e inversiones y hoy ni una ni otras parecen posibles. El deseo de apostar por un río limpio, vivo y que sea fuente de biodiversidad no parece ser una prioridad para ninguna institución. Ni siquiera cuando se habla de biodiversidad como fuente de desarrollo y de actividad económica para las comarcas en las hablamos de  un espacio protegido como el Parque del sureste.



4 comentarios:

  1. Enhorabuena José Manuel por el blog sobre el Parque del Sureste. Una buena iniciativa para poder seguir conociendo la actualidad de este parque regional que desconoce la mayoría de los madrileños. El leer las entradas me ha llevado a recordar mis andanzas casi diarias durante tres meses para preparar el libro sobre el parque para Tierrazul Ediciones.
    Ánimos para continuar con esta labor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Miguel. Tu libro es uno de los imprescindibles del Parque del sureste. A ver si recorremos estas tierras tan desconocidas por los propios madrileños. Seguiremos pues trabajando para su mayor conocimiento que redundará en mayor protección.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso que el Parque del Sureste estando tan cerca de la ciudad casi no lo conozcamos. Una lástima que algunas zonas estén tan degradadas apesar de su gran diversidad e incalculable valor medioambiental.
    Me parece una genial forma de dar a conocer el valor de estos lugares. Tal vez sirva para que desde las instituciones a nosotros mismos le demos la importancia que merece.
    Os seguiré regularmente.

    Saludos desde la Ribera Alta. ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias RMéndez por tus comentarios, sobre todo por venir desde tan lejos...y desde tan cerca. Qué nos vas a decir tú desde la Ribera Alta, vecino de la Albufera, ese pequeño mar, paraíso para las aves y los humanos que hemos de disfrutarlo. Con este blog trataré de dar a conocer, desde mi punto de vista, los valores de este espacio natural tanto como las agresiones que podemos apreciar en él, así como el abandono a que lo someten diariamente las instituciones. Conocer es valorar, valorar es apreciar, apreciar es proteger y hacer que otros protejan, cuiden, preserven. Cuando quieras, organizamos una buena ruta por las lagunas, ríos, cantiles, valles o estepas del Parque del sureste.

    ResponderEliminar